Más visitante que nunca

Ante todo es bueno comunicar que no soy un hincha muy fanático. Soy de Racing, herencia de familia. Una familia que tampoco es muy fanática.

La prueba: la primera vez que fui a la cancha fue en Diciembre de 2001, cuando Racing estaba por salir campeón. Racing – Vélez se jugaba en el Amalfitani y a su vez, en el Presidente Perón (estadio de Racing), se proyectaba el partido en pantalla gigante. Es conocido como el día que “Racing llenó dos canchas” y que además quedó en la historia porque se cortó una racha de muchos años.

Racing empató el partido 1 a 1, salimos campeones, invadimos el campo, corrimos por abajo de una bandera enorme con mi tío y Pablo, un amigo. Hasta nos llevamos pedazos del cesped, que estuvo en casa en una maceta, hasta hace poco. Todo un estadio del mismo equipo. Hiper-local, imaginate.

Continúa leyendo Más visitante que nunca

Una día en el museo

No se le va más la cara de Zoolander a este tipo.

Levanto tarde. Hay que descansar en algún momento.

Charla con mi papá

Desayuno bien y salgo al parque. Tengo que combinar J con N y en un lugar que conozco, así que todo controlado.

Todo un barrio nuevo para conocer, llego y el parque es realmente enorme.

Continúa leyendo Una día en el museo

El tiempo pasa, nos vamos poniendo… idiotas

Me doy cuenta que los años pasan para todos: Knoxville está viejo y no participa mucho.

Me levanto y me baño.

No me queda cereal, así que salgo sin desayunar.

Compro un café, una magdalena y una cookie grandota cerca de la oficina. En un lindo lugar. Y además es el primero que me entiende de una mi: “coffee with milk, fifty-fifty”.

Continúa leyendo El tiempo pasa, nos vamos poniendo… idiotas

Picante, como comida congelada.

La peli en general es buena, y tienen momentos épicos. ¿realmente es tan fácil casarse en Las Vegas?

Bastante rutinarios estos días. Me levanto, cereal y salgo apurado.

Me bajo una estación antes para caminar un poco por otro lado. Es una muy linda ciudad.

Veo un lindo parque, no muy grande, al cual me prometo volver con más tiempo para verlo mejor.

Continúa leyendo Picante, como comida congelada.

De todos lados

Creo que hay más gente de otros lados, que nativos.

Llego a la oficina y W me dijo que me cambie de lugar, para estar más cómodo. Eso hago.

Me cruzo en la cocina con algunas personas que no me conocen y enseguida me preguntan quién soy. Nos presentamos y hablamos unos minutos sobre mi proyecto. Todos muy amables.

Continúa leyendo De todos lados

Contento como un geek en un Apple Store

La juguetería del Señor Duncan. No es la misma pero es muuy grande. Como el Apple Store.

Me despierto nuevamente 10 minutos antes de que suene el despertador. Ya hay mucha luz así que ya me levanto.

Desayuno mi cereal y voy al trabajo. Mi segundo día en SF.

Hace un poco más de frío que ayer. Así que voy con bufanda. Bastante gracioso.

Continúa leyendo Contento como un geek en un Apple Store

No es perfecto. Menos mal!

 

Niebla y frío. Faltaría los monos.

Me levanto 10 minutos antes de que suene el despertador, descubro que estoy destruido. Muy cansado.

Cuando me dispongo a recortarme un poco la barba para que quede más prolija, caigo en la cuenta que no la puedo usar. Funciona solamente con 220w. No me preocupo y listo.

Me baño y visto enseguida con un poco de frío. Y levanto una de las ventanas para ver el cielo. Niebla, humedad, todo nublado y mucho frío. Y de verdad. 10°.

Continúa leyendo No es perfecto. Menos mal!

Domingo: Qué difícil sería esto sin Skype

Sin duda el domingo es el día más complicado para estar lejos de la familia.

Me levanto con ganas de comer un elefante.

Charla temprano con MV y me mando a conocer un poco y comer algo. Buen desayuno en un lugar aquí cerca. También es un mercadito, así que aprovecho y compro mis primeros víveres.

A la vuelta hago otro camino y veo que es bastante difícil caminar aquí. Algunas subidas son muy pronunciadas.

Continúa leyendo Domingo: Qué difícil sería esto sin Skype

Demasiado para un día

Como Jack Bauer en 24. Demasiado para un día.

Como prometo, cumplo. Me levanto temprano, me baño. Ordeno mis bolsos, ordeno la ropa, saco la comida que ya no voy a comer y la pongo en una bolsa para llegar a la casa de J.

Limpio todo. Impecable.

Desayuno bien y listo para la actividad del sábado.

Camino a la casa por la bicisenda, pienso en lo raro que es todo esto y también en que voy a extrañarlo. Y de nuevo pienso cuánto disfrutarían esta paz MV y mi familia.

Continúa leyendo Demasiado para un día

Terminator la semana 1

Terminator la semana 1.

Me levanto temprano. Último día de trabajo en Park City. Hay que cerrar varias cosas para poder irme tranquilo.

Trabajamos bastante con J. Y al mediodía cortamos para ir a comer unos burritos.

Fuimos en bici y lo invité. El precio está bien y la porción es extra grande. Con, por supuesto, el refill gratuito.

Retomamos el trabajo y tenemos una reunión con S, que está en San Francisco, para contarle un poco nuestro progreso. El resultado es bueno y seguimos trabajando.

Continúa leyendo Terminator la semana 1