Más visitante que nunca

Ante todo es bueno comunicar que no soy un hincha muy fanático. Soy de Racing, herencia de familia. Una familia que tampoco es muy fanática.

La prueba: la primera vez que fui a la cancha fue en Diciembre de 2001, cuando Racing estaba por salir campeón. Racing – Vélez se jugaba en el Amalfitani y a su vez, en el Presidente Perón (estadio de Racing), se proyectaba el partido en pantalla gigante. Es conocido como el día que “Racing llenó dos canchas” y que además quedó en la historia porque se cortó una racha de muchos años.

Racing empató el partido 1 a 1, salimos campeones, invadimos el campo, corrimos por abajo de una bandera enorme con mi tío y Pablo, un amigo. Hasta nos llevamos pedazos del cesped, que estuvo en casa en una maceta, hasta hace poco. Todo un estadio del mismo equipo. Hiper-local, imaginate.

Amo el deporte, y en especial el fútbol. Jugarlo, mirarlo, analizarlo, entenderlo, entrenarlo y estudiarlo. Pero no soy un hincha fanático, como dije: Puedo reconocer que el mejor jugador del partido pertenece a la alineación de mi archi-rival, o bien puedo decir que fuimos “bien eliminados” ante una derrota que nos deja afuera.

Por todo lo explicado arriba, amo a Messi, al fútbol bien jugado, al fair-play, al caño, la gambeta, la pausa, el pique, un gol al ángulo. Y a todo lo que represente “magia”, destreza y buen juego.

Pero con la selección es distinto, los sentimientos se magnifican.

En unos días se cumple un año que nos mudamos a Santiago de Chile.

Demoramos nuestra llegada porque se estaba jugando el mundial. Así como lo leen. Argentina tenía un gran equipo y estaba esperanzado de ganar la Copa. Sacamos el vuelo de mudanza para el 14 de Julio, al día siguiente de la final. Pase lo que pase, nos íbamos. Pero había que estar en suelo Argentino para la final.

Vivir aquí está siendo una tremendo experiencia para nosotros, pero ese no es el punto.

El punto es que somos más visitantes que nunca.

El último mes en la oficina fue raro, hubo chicanas, indignaciones, alegrías, nervios, cánticos; pero siempre en buena onda. Hasta este momento. Se encuentran en la final, las dos selecciones que mejor jugaron en la Copa América 2015 (cosa que no pasa siempre). Y casualmente son Chile (el local) vs Argentina.

De alguna manera, el universo es un gran guionista de humor y nos pone en estas situaciones, para ver que pasa. 😀

A casi un año de aquella final que se nos escapó en Brasil, Argentina tiene otra oportunidad. Todos estamos bastantes distintos que hace un año, pero con las mismas ganas.

Espero un partido bien jugado, con muchos goles, que no se rompa con alguna expulsión, con profesionalismo, buen nivel y buen espectáculo. Y desde ya, quiero que gane Argentina.

Sinceramente, al no tener entradas para ir al estadio, me encantaría estar en Buenos Aires, para ver la final con amigos y familia. Pero no va a poder ser así, por lo que seremos MÁS VISITANTES QUE NUNCA.

Un comentario en “Más visitante que nunca”

Los comentarios están cerrados.