Terminator la semana 1

Terminator la semana 1.

Me levanto temprano. Último día de trabajo en Park City. Hay que cerrar varias cosas para poder irme tranquilo.

Trabajamos bastante con J. Y al mediodía cortamos para ir a comer unos burritos.

Fuimos en bici y lo invité. El precio está bien y la porción es extra grande. Con, por supuesto, el refill gratuito.

Retomamos el trabajo y tenemos una reunión con S, que está en San Francisco, para contarle un poco nuestro progreso. El resultado es bueno y seguimos trabajando.

J tiene que atender unos asuntos con sus hijas y me pongo de lleno a terminar la tarea.

Armo un Spreadsheet de GDocs, se la comparto a J, alineo las tareas, asigno prioridades y me dispongo a armar las fórmulas. En ese momento veo que los genios de Google crearon la posibilidad de añadir a tus planillas, Pivot Tables. Que vendrían a ser algo como las Tablas Combinadas de Microsoft Excel. Muy muy rápido tengo mi tablita funcionando y sumando horas.

Cada vez que uso una tabla combinada (o pivot tables ahora), me acuerdo de DV, que es uno de los que tiene mucho que ver en que hoy esté acá también.

Fue una tarde dura para J, estuvo bastante atareado. K no estaba y las nenas requerían bastante. También tuvo visitas.

Cerca de las 7 pm terminamos nuestro plan y enviamos el mail que cierra una muy buena semana de trabajo.

DP está conectado y me comenta que Chile y Uruguay van empatados por la fase de grupo de la Copa América. Lo llamo por Skype y charlamos un rato mientras vemos parte del segundo tiempo.

Seguido charlamos con MV. Veo que está entendiendo mejor la situación y que extrañar está bien, pero con ciertos límites. Ya falta menos para que vengas.

Agrego algunas cosas al blog, le pongo un poco más de empeño al sidebar. Agrego un plugin para traducir el blog completo a varios idiomas utilizando la potencia de Google Translate. No es la gran cosa, pero habilita la lectura para la gente de acá.

Se lo comento a J y a K y enseguida se poner a leer y a reírse de mí, hablando de ellos.

K me prometió seguir leyendo esas historias por el resto de mi viaje.

J me invita a cenar afuera por ser mi última noche en Park City. K lo llama “noche de solteros”. Simplemente porque salimos los dos solos. J Fuimos en la van hasta el centro de la ciudad y caminamos bastante por la calle principal. J recomienda un lugar y nos sentamos. De repente J cambia de opinión y justo viene la mesera. J le comenta que decidimos ir a otro lugar. La mesera acepta la derrota y muy amablemente se aparta para que podamos salir.

J recordó un muy buen lugar de ensaladas. Y de paso caminamos un poco más. Noche fresca, lindo para caminar.

Llegamos, ordenamos y en pocos minutos estábamos comiendo grandes ensaladas.

Charlamos sobre varias cosas. J se mostró convencido de mi trabajo y de que a pesar de haber sido una semana de cuatro días, fue muy productiva. Eso es bueno para él, para mí y para el proyecto.

Veo un dispenser de periódicos esos que tienen acá. Esos en los que ponés una moneda, se abre una puerta, tomas un diario y cerrás. Le comento a J que esa es otras de las cosas que me no puedo entender y que tampoco funcionarían en Argentina. Y me dice que él lo pensó, pero no entiende quién querría dos diarios. Le digo que yo tampoco pero me sonrío y le repito que simplemente no funcionaría.

Caminamos de vuelta al coche, y llegamos a la casa.

Nunca había estado de noche, del lado de afuera de la casa de J. Y tampoco nunca me había dado cuenta de que este barrio no tiene alumbrado público. No se ve una papa!.

Entro y tomo mis cosas. J me pide mis fotos y las copia a su notebook, porque hubo muchas que le gustaron. Uso licencia Creative Commons, así que no hay problema.

Con mi mochi a cuestas, me subo a la bici y me mando. Voy bien despacio los primeros metros, para que la vista se me acostumbre.

Al llegar a la esquina ya veo bien y puedo seguir el camino, sin problemas.

Bastante rara esa situación. Cerca de las 10:30 pm , todo oscuro, en bici, con una notebook en la mochila y el mayor miedo era que algún rociador automático me mojara. Increíble. Definitivamente, este lugar es un extremo. Pero qué lindo extremo!.

Llego al departamento y directo a la cama. Última noche en Park City. Mañana tempranito para dejar todo ordenado.

Un comentario en “Terminator la semana 1”

  1. Claro,
    para que alguien querria dos diarios??? o quizas toda la pila??? Para “re-venderlos” en la puerta de Retiro diciendo “Diario a voluntaaaa” “Diario a voluntaaaa” 😉

    Abrazo

Los comentarios están cerrados.