Que ojos tan grandes tienes!!

Todo parece enorme.

Primer día de laburo. Me llega mail de H y un SMS de MV recordándome la razón del viaje con humor.

Me levanto temprano de nuevo, preparo mis cosas y voy a la cocina. Tengo que poner en orden mis tickets de gastos para que JE no me rete cuando vuelva.

Mañana los visita un sobrino, así que hoy mismo debo mudarme al otro apartamento.

Arrancamos el laburo, directamente en el comedor con vista al parque y a las montañas (¿está mal?). Al principio un poco de caos, porque D y P andaba por ahí dando vueltas y armando bardo. Pero luego K se las llevó al Camp. Que vendría a ser como la colonia de vacaciones de acá.

El proyecto que estamos encarando es enorme. Muy, muy grande y con muchas partes. Todas grandes.

J me bautiza – banana lover – porque como muchas bananas. Tienen muy buena fruta y verdura acá. J es vegetariano por opción. Es un apodo que, en Argentina, le haría mucho ruido a algunas personas, como al malpensado de DP.

Llega el mediodía y junto mis cosas rápido para mudarme. No desarmé casi nada en 2 días. Eso es bueno.

El departamento es enoooorme. 3 habitaciones, 2 baños, cocina, comedor y living. Ah! Y un entrepiso que podría ser, tranquilamente, otra habitación. Con balcón, vista a la montaña.

El inmueble es de J y lo alquila a veces. Justo ahora está vacío por suerte. Es todo parte de un complejo de departamentos. Mucho latino Mexicano, dando vueltas. Todos buena onda.

Llegamos y J va a buscar a un cerrajero, porque había un problema con la llave. El tipo se pone a arreglar. J y yo charlamos sobre la piratería. Me dice cosas muy interesantes al respecto.  Por empezar, me dijo que no conoce a ningún particular, que tenga el Office original. Eso me extraña pero a la vez me tranquiliza. Si el Windows porque viene con las notebooks. Me cuenta que la ley es muy estricta con las empresas, tengan el tamaño que tengan. Me comenta también que él suele comprar música por iTunes porque es cómodo y barato. J tiene en su casa un sistema de TV en el cual, por U$S15 al mes tiene un video club tremendo en pantalla para ver. No tiene estrenos, pero no le interesa. Lo usa, más que nada para ver dibujitos con sus hijos. Pero me cuenta que conoce gente que se baja cosas con BitTorrent. Al escuchar eso pongo cara de : – ¡qué terrible! – y me indigno. J

El cerrajero termina y le pregunta a J cómo lo va a pagar. J dice que con la tarjeta de crédito pero que no la tiene acá. – Igual me acuerdo los datos de memoria. – . El cerrajero lo mira. Y J responde a la mirada: – soy ingeniero, soy bueno con los números – . Ahí me siento mal por no recordar la password de los servidores que uso hace año y medio, como siempre me dice NC.

Dejo mis cosas, volvemos. Y de pasada paramos a comprar unos sandwiches. Me comenta que la Van en la que estamos viajando, es del año 84. Y eso va de la mano con lo que me dijo K, sobre su estilo de vida: – ¿quién quiere manejar un Mercedes Benz, en un lugar así? – y tiene razón. Ellos cambiaron su estilo de vida y el de sus hijos, seguramente sacrificando dinero y éxitos (es relativo), pero el resultado, creo yo, es muy justificado.

Volvemos al trabajo, el jueves tenemos que entregar algo y creo que vamos a llegar bien. Se me presentan algunos problemas similares a unos que tuve en Buenos Aires con Mercurial. NC siempre tuvo razón y nunca nadie le hizo caso: el repo tenía que ser más pequeño.

Hacia el final del día, la familia tiene una cena con unos amigos. Me invitan. Digo que no, lo más respetuosamente que puedo y vuelvo al departamento para pasar mi primera noche allí.

La distancia entre el departamento y la casa de J es de unos 15 minutos en bici, aprox. Al ser la primera vez que hago el camino solo, trato de recordarlo y de tomar puntos de referencia.

Rodeando el complejo donde vivo, y cruzando la avenida, está el cementerio. Es una clara y aterradora referencia, pero fácil de ver. Me comenta J que ese cementerio  no lo usan hace mucho tiempo. Ahora creman a todos y los mandan no sé a qué lugar, pero más lejos.

Llego al departamento, dejo mi notebook, agarro una mochila que me prestó J y me voy en bici a dar una vuelta. Necesito algunas provisiones.

Fresh Market va a ser mi nuevo vicio. Un supermercado que tiene de todo. Y por supuesto, todo muy grande. XL.

Particularmente me llamaron la atención unas almohaditas de cereal, que en Argentina no tienen más de 1,5 cm de lado, aquí superan los 3 cm. Imagina varios de esos, mojado en leche y a la mañana… por lo menos robusto… por lo menos.

Compro las cosas básicas que todo humano necesita para vivir: Bananas, sandía, cereal, salchichas + pan, un limpia-muebles, un trapo, mostaza, dos bifecitos de cerdo, y una botella de Smart Water, sólo porque conozco la marca por la genial publicidad de Jenifer Aniston.

En casa de J tienen un super purificador de agua y está todo bien, pero acá no me da confianza el agua de la canilla. Creo que es algo importante a cuidar cuando se viaja. El agua.

No pude comprar leche porque tenía todos bidones enormes. El paquete de salchichas más chico, ¿de 6 ?. No señor, acá te vienen 8 y grosas.

Ordeno todo más o menos y me voy a dar otra vuelta, buscando un lugar con Wifi.

Bastante cerca hay un Starbucks, pero cierra a las 8pm. Bastante temprano. En general todo pasa bastante temprano.

Conversando con J sobre el tema de horarios, le comento que en Argentina es común cenar no antes de las 10pm, 11pm. Y me pregunta asombrado: – ¿y luego se van directo a la cama? – . Hago una mueva afirmativa y le acepto que eso no es muy saludable, pero es cultura, qué se le va a hacer. Yo, personalmente conozco una sola familia que come religiosamente temprano, y no tanto, a las 8pm, la familia de S, amiga de MV. De tradición española, aunque no tenga nada que ver.

Frente al Starbucks, hay un Burguer King. Whopper doble y teleconferencia con MV.

La hamburguesa tiene exactamente el mismo sabor, exacto, pero por supuesto, es más grande. Y otra gran cosa de acá es que podés recargar. Robusto y lleno de gases. Imaginá. Me costó la mitad que en Buenos Aires. K

En medio de la charla con MV me sorprende una tormenta tremenda. Se veía negro, pero no pensé que sería tanto.

Estoy en un Burguer, a 3 minutos en bici del refugio y ah!, claro. La bici está completamente mojada. Pero no importa, tengo internet. J

Vuelvo a casa, hago la cama y escribo un poco. Esto liquidado. A dormirla.

 

3 comentarios en “Que ojos tan grandes tienes!!”

Los comentarios están cerrados.