Domingo: Qué difícil sería esto sin Skype

Sin duda el domingo es el día más complicado para estar lejos de la familia.

Me levanto con ganas de comer un elefante.

Charla temprano con MV y me mando a conocer un poco y comer algo. Buen desayuno en un lugar aquí cerca. También es un mercadito, así que aprovecho y compro mis primeros víveres.

A la vuelta hago otro camino y veo que es bastante difícil caminar aquí. Algunas subidas son muy pronunciadas.

Vuelvo y charlo con toda mi familia por Skype, hablando de todo un poco. Aprovechamos que es domingo y charlamos casi 2 horas.

Me preparo y salgo a pasear. Quiero conocer el camino a la oficina para mañana estar tranquilo. Debo caminar 2 cuadras, tomar un tren – subte llamado Muni. Todo bien indicado, sin problemas.

Llego a destino y aparezco en el medio de la ciudad de San Francisco. Finalmente estoy aquí. Siento cierta satisfacción personal al caminar las primeras cuadras. No entiendo motivada por qué, pero la siento. Me hace recordar a mi primera entrevista para una consultora de la Capital. En esa oportunidad, le dije a MV (siempre me acompañó) que sentía pertenecer a ese lugar y que me daba satisfacción estar ahí. Lo mismo acá y casi 6 años atrás.

Mucha gente para ser domingo. Pero se puede caminar bien. Mirando para todos lados como un loco, avanzo hasta encontrar la oficina.

Ubicada la puerta en la que tengo que entrar mañana, me quedo tranquilo y sigo paseando.

Entré en un local de videojuegos que haría llorar hasta morir a NP. Sólo entré para averiguar el precio de la Kinect. Sólo para averiguar el precio, tranquila MV.

Probé la Nintendo 3DS con un juego de pelea. Me pareció malo el “efecto” de 3D que lograron. No es la gran cosa, como leí en algunas reviews.

Me compré unos anteojos de sol nuevos. Porque los viejos se me rompieron en el viaje. No sé cuándo, no sé como pero están rotos ahora.

Me compro también un juego de Buckyballs, que siempre quise tener. Apenas unos dólares por debajo de lo que está en Argentina. No vale la pena por el precio, pero bueno, ya estoy acá, tengo con qué entretenerme.

Como algo por ahí, paseo un rato más y emprendo el regreso.

Varias estaciones tipo subte que están sobre la calle Market, son compartidas. Es decir que las usan varias líneas distintas de Muni. Una idea muy buena a mi parecer.

En la estación se puede ver un LCD con información sobre todas las líneas de Muni, horarios de llegada y en qué posición exacta del recorrido se encuentra cada tren.

Vuelta a casa, cambio el recorrido para conocer. El barrio es muy lindo y hay muchos negocios bastante cerca.

Charlo con MV y mientras abro las Buckyballs con un sacacorchos porque no tengo tijeras.

Me pongo a terminar de escribir para no atrasarme.

Uso lo que me sobró del almuerzo como cena.

A dormirla que mañana arranca el trabajo. De nuevo.

4 comentarios en “Domingo: Qué difícil sería esto sin Skype”

  1. En corrientes también hay pantallas (claro que con candados y vidrios blindados) que indican en cuántos minutos llega cada línea de colectivo.
    Sólo una curiosidad como para defender la patria (???)

    Seguí escribiendo que esta re bueno!!!!
    un beso!!!

  2. Genial eso!! No lo sabía.
    Nadie ataca ni defiende, es un diario y escribo lo que veo y las cosas que me pasan. 🙂
    Gracias por comentar!!

Los comentarios están cerrados.