La naturaleza es poderosa, el hombre es débil.

Tommy Lee Jones rodeado de cenizas. Yo no las veo pero allí están.

Tenía que volar hoy a Houston.

Todo iba bien, hasta que me cae un SMS y una mención en Twitter casi simultáneamente: “Volvieron las cenizas, están suspendiendo vuelos!”.

Hace unas semanas, el volcán Chileno Puyehue, hizo erupción brutalmente. La naturaleza no conoce límites políticos, y todas las cenizas volaron hacia Argentina en dirección oeste-este-noreste llegando a Buenos Aires en varias oleadas. Ésta era una. Varias ciudades del oeste de Argentina se vieron afectadas severamente, arruinando así, la temporada turística de invierno.

¿Las cenizas se irán para las 9 de la noche? – me pregunto. Ni idea. No sé cuánto duraron la otra vez. Son ese tipo de noticias a las cuales no les prestás mucha atención hasta que te tocan de cerca. Investigo un poco, voy a las oficinas de la empresa y me confirman la noticia: “No hay vuelos, al menos, hasta mañana (Domingo 2) al mediodía”.

Te desordena la estantería una noticia así. Y más cuando está relacionado con un viaje tan grande. Pero en definitiva, no es tan grave. Siempre los planes cambian y hay que tener la suficiente cintura para adaptarse rápida y eficazmente. Mirando el vaso medio lleno, me llega otro SMS : “Al menos vas a poder ver el partido!”

El mismo día y a la misma hora original de mi vuelo, comenzó la Copa América de Fútbol en Argentina. El partido inaugural fue disputado entre Argentina (local y favorito) y Bolivia. El resultado fue un empate en 1. Efectivamente pude ver el partido, aunque hubiese preferido no hacerlo. A mi parecer, la selección dirigida por Sergio Batista, no hizo un buen partido, no tuvo creatividad al momento del ataque y nunca funcionó como equipo. Bolivia planteó un partido y Argentina no pudo romper su esquema. Puntos altos en Romero, Banega (a pesar de confiarse en el gol en contra), Messi y Di María.

Terminado el partido visto en familia, a descansar para ir mañana temprano al Aeropuerto. Me acuesto pensando en las cenizas, en el 1 a 1 y que las cosas siempre pasan por algo.